Un café con... Roberto Miranda

Otra forma de mirar

*Bitácora abierta,  una serie de televisión sobre naturaleza y vida, es el nuevo proyecto del cineasta  Roberto Miranda

Texto: Roberto García         Fotografía: Fabiola Ureña

 

café con

 

Es hijo de las utopías. Al final de la década de los 70, Roberto Miranda Millot tomó en sus manos una cámara de cine en 16 mm para oficiar de documentalista y reportero de guerra, en la revolución nicaragüense que tumbó a la dictadura de Anastasio Somoza, en 1979. En esa  época, el cineasta del Centro de Cine certificó sobre el terreno la expresión de Agustín Salsamendi, quien al destacar la creación de la productora estatal de cine documental en Costa Rica, escribió en Perspectivas de la Unesco: “Una cámara en manos honestas puede provocar más cambios que una ametralladora, y con toda seguridad, más duraderos…”

Como ocurrió hace 12 años con Lunes de Cinemateca, el 20 de enero de 2003, cuando Roberto  aceptó ser “conejillo de indias” en la primera edición de ese espacio televisivo, ahora decidimos abrir con el experimentado documentalista nacional la primera edición de lo que, esperamos, se convertirá en otra extensa y fructífera secuencia de conversaciones con personajes de nuestro medio cinematográfico y de la cultura: Un Café con…

Música de fondo en su cómoda estancia, en el barrio La Granja, en San Pedro de Montes de Oca. Mientras Roberto sirve el café, nos ponemos al día de los últimos acontecimientos y, entre la picardía y la nostalgia, evocamos en  flash back nuestros primeros años en el Centro de Cine y la primera  experiencia de ambos; él como entrevistado y el suscrito como entrevistador, en Lunes de Cinemateca.

 

roberto1

Roberto Miranda, documentalista y productor audiovisual

 

 

Tiene 62 años. Lejos de ocultarlo, se enorgullece de su edad madura. “Me queda muchísimo por hacer. Estoy concentrado en la producción de Bitácora abierta, una serie de televisión que, espero, el público podrá apreciar muy pronto en la pantalla chica. Es una historia sobre Costa Rica, un joven que, tras una prolongada ausencia vuelve al país y se propone visitar los lugares que conoció en la niñez, para reencontrarse con estos y mirarlos de otra forma, con ojos de adulto”.

 

Cristian Miranda, hijo de Roberto, es el conductor del programa. “Y su historia es real, puesto que Cristian vivió mucho tiempo en Holanda y, efectivamente, al conectar de nuevo con el país, ha asistido al reencuentro con muchas de sus raíces y con imágenes de sitios y vivencias de sus paseos familiares de infancia”, comenta Roberto.

Sin bikinis. “El contenido de Bitácora abierta tiene que ver con naturaleza, desarrollo humano y manejo ambiental, que, como sabés, han sido una especie de leit motiv cinematográfico a lo largo de mi vida y una de las mayores riquezas de nuestro territorio. La idea es mostrar cuánto de esta grandeza, de la que nos ufanamos tanto, ha prendido realmente en el pueblo costarricense. Viajaremos a destinos y polos de desarrollo fuera del Valle Central, con el fin de mostrar al ser humano en su medio, y valorar la dimensión pionera de pobladores como los de Puerto Jiménez, por ejemplo, quienes se han convertido en centinelas del mayor bosque tropical lluvioso en el istmo centroamericano.

“En esa enorme extensión del sur, donde hay mega fauna, el lente de Bitácora abierta dará a conocer la nueva conciencia de quienes fueron cazadores y ahora son promotores turísticos. En vez de vender la piel del tigre, como acostumbraban, guían al turista para que les tomen fotografías a los animales en su hábitat”, añade el documentalista. “La idea de Bitácora abierta es  mostrar cómo viven hombres y mujeres de la montaña o de las costas, de la mano de un joven tico que se afana en reconocer y divulgar sus raíces. O sea, es una emisión televisiva de carácter cultural que no recurre a los bikinis ni a tácticas superficiales para  ganar audiencias o patrocinadores”, enfatiza.

Bitácora abierta es  un nuevo salto al vacío de un viejo cronista del cine, un hombre acostumbrado a tomar riesgos y a buscar nuevos derroteros. Hace muchos años, con el pianista Manuel Obregón como cómplice, instalaron el piano en el corazón del bosque nuboso, en Monteverde. En otra oportunidad, montaron el piano blanco de Obregón en la playa y, así, la música del maestro se deja oír en grabaciones de gran belleza en la naturaleza viva.

“En 1987, luego de que volví de Nicaragua, donde trabajé de corresponsal internacional, decepcionado del rumbo que torció el espíritu revolucionario que derrotó a Somoza, como nadie me esperaba en Costa Rica, me convertí en distribuidor de materiales audiovisuales. Así nació Audiovisuales Chirripó, que sigue siendo la razón social de mi trabajo”, relata Roberto.

Alma de documental. “Nunca he hecho ficción, porque me siento más un periodista antropólogo que un cineasta de ficción. Claro, debo decir que me parece genial el desarrollo de la ficción en Costa Rica. Era un lenguaje casi desconocido aquí, cuando producciones como La Segua o Eulalia eran productos aislados. Celebro el trabajo de los jóvenes cineastas costarricenses, artífices de una producción en cine de ficción más frecuente y sustantiva, pero lo mío es el documental”.

 

Es amante de la naturaleza. Un día, a principios de los 90, un productor neoyorkino lo contrató para realizar unas filmaciones en el bosque tropical. Miranda contrató a un biólogo, con el fin de aportar ciencia y certeza en aquella producción. Se internó en el bosque costarricense y, al redescubrirlo, se enamoró para siempre de sus vivencias tierra adentro. “Yo diría que mi ojo  cinematográfico se abrió a la expresión estética de árboles, ríos, playas y senderos. “Además, soy adicto al movimiento. Me encanta andar por los trillos, seguir los caminos, o bien abordar una balsa y chapotear en aguas turbulentas”.

 

Bitácora abierta es la nueva hoja de ruta de un documentalista de sangre, dispuesto a mostrar  una óptica diferente en la televisión nacional, con el respaldo de su vasta experiencia y con el acervo invaluable de miles de imágenes que ha capturado a lo largo de casi cuatro décadas, un caudal que Miranda acrecienta cada vez, con su forma de mirar. •

 

   

Suscríbase a nuestro Boletín




Code: catchmerefresh

 

 

 

            LOGO PRESIDENCIA 1

          MCJ

 

     Facebook centro de cine

 

       twitter centro de cine

 

     images

       youtube

 

  

   12507324 432774470241752 8185682879778836917 n

       PROARTES  

   Logo-CSCweb 1

 

logocaaci

 

    ibermedia-logo

            DOCTVV

         logoocal